Eliminar el IVA a los libros es una inversión para las personas.

En el marco de una nueva conmemoración al día del libro en Chile, el equipo programático
del Partido Radical abordó la situación que más encarece esta herramienta de acceso a la
educación y a la cultura: el impuesto al libro.
 
En Chile existe uno de los impuestos a este ítem más altos del mundo (19%). En Europa el
IVA al libro es diferenciado o cero y en la mayoría de los países latinoamericanos, no se
grava los libros con impuestos.
 
Los países que optan por un tratamiento tributario especial para el libro coinciden en que
este no es un producto cualquiera y que tiene efectos positivos casi imposibles de
cuantificar, ya sea en formato físico o digital, siendo uno de los principales vehículos de
conocimiento y entretención de la ciudadanía.
 
Esto se condice con las habilidades que desarrollan las personas que leen más y que por
ende, logran mejores salarios y calidad de vida.
 
En nuestro país, cuatro de cada 5 chilenos considera que el valor del libro es alto,
generando una dificultad en cuanto a su accesibilidad, lo que se traduce además en que el
54% de los chilenos afirma que compraría más libros si fuesen más baratos.
 
La ex seremi de cultura de la Región de Los Ríos y miembro del equipo programático del
Partido Radical, Lorenna Saldías afirma en su propuesta que “detrás de las desigualdades
en los ingresos, se esconde la desigualdad en el acceso a los bienes culturales y porque el
libro y la lectura siguen estando en la base de los procesos de formación del capital
humano. Eliminar el IVA a los libros es una inversión para las personas”.